Atrás Informe Especial

El virus que resultó ser el mejor aliado de la Revolución 4.0

- Se estima que la inversión en nuevas tecnologías que realicen las empresas alcance un promedio de $460 mil millones de dólares en el periodo comprendido del 2020 a 2023

 

Jason Alvarado Rodríguez / prensa@revistacorrugando.com

 

Revolución 4.0, así se le denominó al paso ineludible hacia las técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que se integran en las organizaciones, las personas y los activos. La digitalización y automatización, son procesos fundamentales que nadie previó que un virus pudiera acelerar a una velocidad sin precedentes.

Esta revolución está marcada por la aparición de nuevas tecnologías como la robótica, la analítica, la inteligencia artificial, las tecnologías cognitivas, la nanotecnología y el Internet of Things (IoT), entre otros.

Revista Corrugando conversó con Jorge Andrés Lewis, Gerente de Cadena de Distribución de Papelera Nacional S.A. (PANASA) respecto de la aceleración de la digitalización y automatización en la industria y las oportunidades que trae consigo la Industria 4.0,en el constesto actual

“El momento que vivimos, es quizá hasta ahora el que mejor describe un entorno VICA (volátil, incierto, complejo y ambigüo), con ese panorama.  “Es importante tener una estrategia de transformación de digital que integre a los procesos de digitalización y automatización, para que la respuesta hacia los clientes sea eficiente, rápida y óptima.  Siempre buscando que la transformación digital sea creadora de valor para ellos” asegura.  

En materia de desempeño, amplió Lewis, la estrategia debe de estar acompañada de un involucramiento total del personal y especialmente de la alta dirección, para que haya el apoyo necesario con tiempo, recursos y que se propicie el proceso de cambio cultural.

”Tenemos muy claro que la digitalización baja entre un 30%-50% los tiempos y transacciones, lo que permite a las personas ser más eficientes en sus labores, logrando aportar más valor a su trabajo”, agregó.

Oportunidades en medio de la crisis

El Covid-19, hasta cierto punto, se ha convertido en un instrumento de medición para saber cuan preparados estábamos en la ruta de la transformación digital. Las empresas respondieron de manera inmediata con el desarrollo e implementación de soluciones digitales, la automatización de procesos y soluciones en la nube; así como con facilidades a sus colaboradores para realizar trabajo remoto y de ese modo resguardar su integridad. 

“A pesar de que esta pandemia ha tenido muchos puntos negativos, nosotros hemos aprovechado la crisis para poder acortar la brecha que existía entre lo análogo y digital. Esto es un punto positivo porque nos vimos obligados a incorporar a nuestras vidas y procesos laborales, actividades que no teníamos pensado antes de esta situación”, comentó Lewis.

Papelera Nacional S.A. (PANASA) realizó varios cambios durante el 2020, dentro de los que destacan la digitalización de todos los requerimientos del área de Gestión Humana, mediante la colocación de kioskos inteligentes, lo que permite que el colaborador de planta tenga acceso a todos los documentos e información que necesite. 

También se implementó la instalación de sensores en varios equipos, lo que mejoró la productividad de estos con información en tiempo real. Además, la generación de información documental del proceso de exportación de producto terminado se realiza ahora digitalmente mediante uso de tablets y facilitando que la información llegue en tiempo real hasta los clientes.

En esa línea y de acuerdo con Lewis, para PANASA el 2021 será un año para seguir avanzando con proyectos relacionados con la digitalización de la documentación, en busca de un entorno de cero papeles. También seguir buscando alternativas en el desarrollo de blockchain, “siempre y cuando, el cliente final de nuestro producto lo valore y pueda obtener ese valor agregado que esta tecnología brinda”.

Papelera Nacional buscará desarrollar e implementar el SaaS (software como un servicio, por sus siglas en inglés), como una forma de estar en la vanguardia de los procesos tecnológicos, ya que los clientes cada vez son más digitales y por lo tanto exigen más. 

Todo eso en paralelo a tener planes de implementación de machine learning, internet de las cosas y la inteligencia artificial, y “dejarle claro el concepto a los colaboradores de que son herramientas para ser más competitivos y mejorar su calidad de vida”, aseguró Lewis.

Proceso contínuo

De acuerdo con datos del estudio de IDC FutureScape 2021 sobre las previsiones para 2021, se estima que en los próximos años la inversión en nuevas tecnologías que realicen las empresas alcance un promedio de $460 mil millones de dólares en el periodo comprendido del 2020 a 2023, siendo al menos 35% de dicho gasto destinado a tecnologías en la nube.

En este mismo orden de ideas IDC destaca que acorde con la experiencia del año que termina, para fines del 2021, el 75% de las grandes empresas de América Latina pondrán un mecanismo implementado para cambiar a una infraestructura centrada en la nube.

Según los expertos, este 2021 será el momento propicio para volver a centrarse en el medio plazo, reequilibrar y optar por las soluciones que se ajusten a sus necesidades sin dejar de ser ágiles.

Mientras que en muchos casos la pandemia ha sacado lo mejor de la gente, también ha traído lo peor en algunos casos. Los hackers han aprovechado el fenómeno del trabajo a distancia para atacar a las empresas a través de los usuarios más vulnerables. Por ello, en 2021 se espera un aumento continuo de ataques, esto llevará a las empresas a recurrir a tecnologías y servicios de backup como última línea de defensa. Cuando el tiempo de inactividad sostenido resulta casi tan caro como pagar el rescate, la velocidad a la que los sistemas pueden ser restaurados es cada vez más importante.