Atrás Informe Especial

Latinoamérica tendrá recuperación parcial en la demanda de envases

Recuperación del volumen de remesas, exportaciones de frutas y turismo son clave para aumentar la industria corrugadora

 

Jason Alvarado Rodríguez / prensa@revistacorrugando.com

 

De acuerdo con los datos más reciente del Banco Mundial, la economía de América Latina y el Caribe, se contrajo un 6,9% el año pasado debido a que los hogares y las empresas exhibieron una conducta de aversión al riesgo y las medidas para controlar la pandemia limitaron las actividades en el sector formal.

El volumen de bienes exportados desde la región cayó un 8% interanual en los primeros tres trimestres del año pasado, mientras que el ingreso de turistas se detuvo. Las economías del Caribe sufrieron los efectos más graves. En algunos países de la región, los flujos de remesas aumentaron a un ritmo más lento que en el pasado. 

“La pandemia de Covid-19 ha afectado duramente a los mercados de papel y embalaje en Centroamérica, que deberían tardar un poco más en recuperarse. Primero, una parte significativa del PIB de Centroamérica depende de la industria del turismo, las remesas internacionales de los inmigrantes que trabajan en el extranjero y las exportaciones de frutas. Naturalmente, estos tres sectores se vieron afectados negativamente por la pandemia”, explicó para CORRUGANDO el economista Rafael Barisauskas de Fastmarkets RISI Latinoamérica.

“La industria del turismo se debilitó debido a las restricciones de viaje, mientras que se recortaron puestos de trabajo en otros lugares, lo que limitó la cantidad de dinero que los inmigrantes podían enviar a Centroamérica. Por último, las exportaciones de frutas también se vieron restringidas de alguna manera debido al menor comercio mundial, pero se han visto menos afectadas que otros sectores debido a que la demanda de alimentos es resistente. Con varios países que dependen fuertemente del turismo o de las remesas, como Guatemala, Puerto Rico, Honduras, etc., toda la región se ve naturalmente afectada”, agregó Barisauskas.

Perspectivas

En materia de la oferta y demanda de envases y embalajes, el analista indicó que se espera una recuperación parcial.  

“Nuestra perspectiva para 2021 es de recuperación parcial de la demanda de envases de la región, luego de la recuperación económica esperada para el año. Entendemos que las condiciones económicas impulsarán la demanda interna de envases, limitando o estimulando el consumo. Pero una parte esencial de esa recuperación seguirá a la reanudación del turismo, que dependerá de los programas de vacunación masiva o de un alivio global de la pandemia”, indicó el economista Barisauskas.

Añadió que es de esperarse que el sector privado se recuperará más lentamente que el industrial debido a la persistencia de un cierto grado de aversión al riesgo entre los consumidores.

Asimismo, explicó que un factor positivo que puede ayudar a apoyar el consumo de envases son las exportaciones de frutas. El aumento de las exportaciones puede conducir a un mayor consumo de envases. “Pero si la región, y el mundo, no logra controlar la pandemia, es posible que veamos una mayor caída de la demanda”, explica.

“Desde el tercer trimestre del año pasado, estamos observando una escasez regional de empaques de papel en América Latina porque las expectativas de los corrugadores, productores y minoristas no coincidían. El elevado número de incertidumbres y salvedades para la recuperación económica lleva a las empresas a posponer las compras de cartón ondulado o reducir las tasas de operación, provocando un desequilibrio temporal entre oferta y demanda. Si las incertidumbres siguen siendo fuertes y las empresas no comprenden mejor lo que se avecina, ese tipo de desequilibrios pueden continuar ocurriendo en el mercado”, puntualizó.