Atrás Informe Especial

El fenómeno del unboxing

Un buen empaque es aquel que logra un impacto positivo en su consumidor, pero sin dejar de lado la esencia y carácter de la marca

Cynthia Briceño Obando / prensa@revistacorrugando.com

 

A falta de la experiencia de ir a la tienda y disfrutar del momento de la compra de forma física, nos queda el unboxing.

Por lo menos esto es lo que parece motivar a muchos compradores que disfrutan del momento de desempacar su producto y se deciden a registrarlo en un video y subirlo a alguna plataforma digital.

“Más allá del registro en video, el atractivo del fenómeno esta en la sorpresa“, asegura Roberto Morales, director de Arte de Havas Costa Rica, “en el proceso mismo de des-empacado, donde se pone en valor no solo el producto esperado, sino la caja, y todos los elementos y accesorios que rodean su embalaje“.

Entonces, ¿cómo se define el unboxing?  Y ¿Cuánto peso tiene el empaque?

Se podría definir el fenómeno del unboxing como el arte de desempaquetar un producto. “Y no se trata precisamente de algo que haya nacido ahora. Se dice que primer unboxing que se realizó fue en el año 2006; pero que es, amarrado a auge de las compras online, y a la moda de los influencers, que está adquiriendo gran popularidad“, explica.

Eficientes y atractivos

A su vez, el fenómeno influye directamente en el diseño de los empaques y embalajes de hoy.

“Como diseñadores vemos con más frecuencia como las marcas están dispuestas a invertir más en el diseño sus empaques y a involucrar a estos más aún en sus estrategias de marketing donde por medio de la buena estética de embalaje y un adecuado diseño de empaque es posible posicionar productos, conseguir un buen unboxing y lograr más visualización en línea“

Hoy la tendencia dicta la prevalencia hacia cajas personalizadas, con diseño e impresiones atrayentes, y sobre, hechas con materiales reciclables, reutilizables y biodegradables, destacó el directo de arte. Y esto supone un importante esfuerzo.

Morales aconseja a las marcas, crear empaques sencillos, que faciliten el proceso de abrirse y la sorpresa a la hora de descubrir el objeto que la caja transporta y protege.

Antes de diseñar, resulta clave, según el especialista, hacerse preguntas como: ¿comunica la esencia de mi producto?, ¿es fácil de manipular?, ¿Tendrá un efecto práctico, estético? ¿podrá reutilizarse de algún otro modo? ¿Qué clase de experiencia o emoción generará en la persona que lo abra?

Por último, amplía Morales  “un diseño pensado para un buen unboxing no se remite solo al diseño de la caja, sino también a todo el empaque, la etiqueta, tarjetas y más que acompañen a la identidad del producto. La clave es generar sorpresa y ser atractivos a la vista, principalmente si lo que se busca es viralizar los productos algo que define a los buenos unboxings y a los empaques exitosos“.